MAMI LOKA

Anunciación


Hasta tu vientre baja
lo bendito del vuelo y de la nube.
Y reposa en tus ojos
la luz que se deshoja
tibiamente,
que te rinde las alas
fabricadas de viento y de murmullo.
Ya desnuda de sombra,
aun mojadas de sueños tus dos manos,
se derrama su aliento por tu sangre
que se mece de vida y de promesa.
Como un licor te escuece
dulcemente
por la bailable cuna de tu cuerpo.
Y en tu boca se alumbra
relámpago de risa y de querencia.
Que por tu adentro crece
un tiempo vivo que se enhebra
en la labor de carne y de esperanza.

BG
Me lo ha dedicado un amigo poeta al que admiro

Música que me gusta


martes, 27 de octubre de 2009

VOLUNTARIADO



¿Cómo podría yo describir lo que siento?
¿Es posible explicar un estado de ánimo, una sensación de bienestar o una simple tranquilidad?
Llevo relativamente poco tiempo siendo voluntaria, sobre todo con la "F", porque en otro ámbito llevo 3 años con niños, dando catequesis, y es lo más gratificante que me ha sucedido nunca.

En la "F" no tengo trato directo con usuarios ni con niños, pero el simple hecho de saber que hay personas dedicadas a trabajar con ésta causa tan bonita y tan difícil, hace que me sienta reconfortada.
No puedo entender a las personas que solo hacen éste trabajo por el dinero, por el poder o por afán de sobresalir delante de los demás. He Podido comprobar que hay personas muy interesadas, incluso dentro de la "F", pero al fin y al cabo no importa la finalidad personal, a fin de cuentas la meta final debe de ser siempre la misma “Ayudar a los Gitanos”.

Yo nunca podría haber imaginado que me sentiría así, que sería capaz de defenderlos ante gente que creía no tenían prejuicios, que no eran racistas. Pero cual ha sido mi sorpresa que gente que creía amigos míos, los discrimina y los aparta de sus relaciones tanto laborales como personales. Mejor no tener amigos que tenerlos con esos perjuicios.

En estos momentos mi capacidad, por poca que me parezca, la tengo a disposición de la Fundación, pues ejercer un trabajo de voluntariado, sea cual sea su función, es una oportunidad para la contribución personal, y una participación en la vida de la comunidad.
Ofrecer ayuda desinteresada es el espíritu que me impulsa y motiva.
Estar atenta a las necesidades de la Fundación es más bien una actitud “egoísta”, con la cual me siento bien y contribuye a mi desarrollo personal.

A mis 49 años hacerme voluntaria ha sido un Handicap, pues la mayoría de voluntarios son personas jovenes, pero no me importa, porque sintiendo de la misma manera que ellos las diferencias de edad son insignificantes.

Sólo pretendo ayudar, con lo que mi tiempo y mi vida me permitan.
Sólo quiero comprender, con lo que mi corazón y mi experiencia alcancen.
Solo quiero querer. Querer a las personas.

MAMI

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Gracias Antiqva

Gracias Antiqva

Datos personales